¿ Se ha preguntado alguna vez que hay mas allá de la muerte ?

Estas y muchas otras preguntas son inevitables de que en algún momento de la vida pasen por nuestra mente, la curiosidad por lo desconocido nos evoca sentimientos de miedo, angustia o simplemente rechazo. 

Sin embargo es ineludible que tarde o temprano tendremos que enfrentarnos cara a cara a estas realidades, tan real como un nacimiento es la muerte. Nadie, absolutamente nadie puede evitar.

Y que tal si fuera verdad que somos eternos...que nuestra existencia no se termina con la utilización del cuerpo biológico en una forma de vida humana. 

Tal vez si fuéramos conscientes de de esta realidad, nos ocuparíamos de planificar nuestra trancisión a la nueva forma de vida que tendríamos, invertiríamos tiempo y quizas recursos en adecuar todos los pormenores en lo que seria la vida eterna por sobre la temporal y limitada de esta vida.

La verdad, es que existe mas evidencia de una existencia posterior a la vida que la que niega este concepto. La representación histórica de culturas ancestrales nos hablan de como la humanidad siempre ha tenido en su saber el concepto de eternidad, en la mitología griega por ejemplo encontramos la creencia de un viaje hacia el inframundo donde iban las almas después de la muerte. Mas cercano en América, las culturas pre hispánicas, ornamentaban la ultima morada de sus deudos, con toda clase de utensilios y comida para su uso en la otra vida.

Es que el hombre, como especie, independiente el lugar geográfico o su ubicación en la extensa linea de tiempo desde su aparición sobre la tierra, tiene arraigado en su ser el concepto de eternidad. 

El libro de Eclesiastés 3:11 escrito por el sabio rey Solomon dice: " Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin"

No cabe entonces ninguna duda, en que esta evidencia viene a confirmar, que el hombre sí fue creado eterno en un principio, no poruqe la palabra de Dios necesite ser sometida a análisis de veracidad, ella por si sola es verdadera y eterna, pero nuestra mente limitada requiere muchas veces razonar para aceptar esta verdad infalible.

El punto esta, por que si tenemos este concepto de eternidad en nosotros, en la practica morimos ?...sera que en realidad no morimos y solo nuestra existencia humana es temporal y lo verdaderamente importante es la vida eterna?. Evidentemente no quedan mucha opciones de razonamiento y esta verdad es mas latente que la vida misma.

Debiésemos sin duda ocuparnos de forma prioritaria por esta realidad en esta ventana de tiempo cronológico que tenemos meintras pasamos a la eternidad.

La Biblia es por exelencia, el libro que mas nos habla acerca de la eternidad, para quienes creemos en Dios, es la palabra misma exhalada por Dios, llena de conocimiento y sabiduria que nos conduce a la vida eterna junto a El, no solo nos muestra consejos de orden moral, como muchos definen este libro, sino que mas que eso, sensillamente nos muestra la verdad. Nos dice por un lado que estamos en enemistad con Dios, evidentemente lo estamos, es cosa de ver los noticieros cargados de violencia, y que necesitamos entrar en comunión nuevamente con él, si es que queremos asegurar la eternidad bajo su alero. Mas aun, nos muestra el camino hacia la salvación.

Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Imaginemos una mesa que sostiene un florero, la mesa por si sola puede continuar existiendo, sin embargo si se retira la mesa y el florero queda suspendido en el aire, este en algun momento caerá y se destruirá.

Del mismo modo, como en esta analogía, lo temporal no puede ser mayor que lo eterno, nosotros existimos porque algo mayor que nosotros nos sostiene.

Del mimo modo algo eterno es imposible que sea comprado o pagado con algo temporal, por lo que es imposible que nosotros como humanos logremos una reconciliación con Dios, a menos que alguien de su misma naturaleza divina decida ser nuestro sustituto y en nuestro lugar pague el precio que nosotros deberíamos pagar.

1.jpg

La Biblia nos enseña que Dios envió a su hijo para pagar el precio de nuestra reconciliación con él, lo ofreció voluntariamente porque nos ama, al contrario de los que muchos piensan que Dios se ha olvidado de la humanidad y por eso hay tanta maldad. La verdad es que tal olvido no existe, al contrario el el hombre es el que se ha olvidado de Dios y constantemente se aleja quedando a merced del mal en todas sus dimensiones.

Dios nos ofreció gratuitamente este camino de salvación y que ademas es el único, sin embargo dejo a nuestra decisión el tomarlo o dejarlo.

En la vida se presentan muchas opciones, y algunas de ellas parecen ser muy convincentes, sin embargo ninguna de ellas conduce a la vida eterna con Dios, pasaríamos mucho tiempo entrando en detalle como cada una de estas opciones finalmente no consiguen llenar el vacío de Dios que llevamos en nuestro ser, simplemente porque solo el lo puede llenar, El es la pieza que siempre va a faltar para completar nuestro rompecabezas. Solo si aceptamos este regalo de Dios podemos estar a salvo, Dios es soberano y eterno por sobre todas las cosas y él estableció que esta seria la forma para acercarse a él. 

 TU NO PUEDES CONSTRUIR EL PUENTE PERO SI PUEDES ELEGIR CRUZAR EL QUE DIOS NOS REGALÓ.

En primer lugar debes reconocer que eres un pecador, que estas en enemistad con Dios y necesitas de su perdón, en segundo lugar debes reconocer que por ti mismo no puedes acercarte a Dios ni menos pagar por tus propios pecados, por lo que Jesús es el unico camino hacia Dios y su muerte en la cruz es única y suficiente para salvarte por medio de creer en él y aceptarle como tu unico Salvador. 

Dice la Palabra de Dios en Juan 1:12 "Mas a todo los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios". Dios esta esperando que tu aceptes su regalo, él quiere que tu seas parte de millones que ya estan en su camino y pasaran la eternidad junto a él.

68ba91d7165dcdb2efa4fbe6272393f1.jpg